Mao fotografió para el periódico Reforma en 1996 y durante 3 años la socialité de México pasó por su lente. En ese periodo cubrió tantas bodas que se cansó y juró no volver a hacerlo. Al terminar la carrera de Comunicación trabajó como fotógrafo independiente. Con apoyo del FONCA realizó una especialización en fotografía documental en el International Center of Photography (ICP) en Nueva York. Un día llevó su cámara a la boda de un amigo y se la pasó tan bien, que decidió romper su promesa y volver a fotografiar bodas, pero sólo si lo hacía con el estilo documental que había logrado desarrollar a través de los años.

 

 

Mao fotografió para el periódico Reforma en 1996 y durante 3 años la socialité de México pasó por su lente. En ese periodo cubrió tantas bodas que se cansó y juró no volver a hacerlo. Al terminar la carrera de Comunicación trabajó como fotógrafo independiente. Con apoyo del FONCA realizó una especialización en fotografía documental en el International Center of Photography (ICP) en Nueva York. Un día llevó su cámara a la boda de un amigo y se la pasó tan bien, que decidió romper su promesa y volver a fotografiar bodas, pero sólo si lo hacía con el estilo documental que había logrado desarrollar a través de los años.